Programa Líderes que Forman Líderes

Escuela de Líderes

Nuestro mundo está en un momento de vorágines y cambios de todo orden, esto produce que en el mundo de los negocios, la administración pública, organizaciones sin fines de lucro, u otras tan importantes para la vida social como las deportivas o las políticas, transiten por entornos complejos, e incluso con fuerte incidencia en nuevos requerimientos de idoneidad profesional y mejor calidad de personas. Es más, la propia tecnología de la información y las redes sociales, nos revelan la debilidad y pobreza de los dirigentes en su gran mayoría!

Esta realidad manifiesta, la necesidad  de  líderes que exhiban altos estándares de integridad, y capacidad de asumir la responsabilidad de sus acciones, y de guiar, a partir de principios y valores  que fortalezcan  a las organizaciones y el trabajo en equipo.  Los mejores líderes de hoy son líderes auténticos, -personas cuyo interior es la brújula que guía sus acciones diarias y les permite ganarse la confianza de sus dirigidos, compañeros, y agentes involucrados.-

El concepto central que lleva este proyecto, es que cada persona  es fruto  de un específico  contexto cultural, educativo  y de personalidad  y que por esa realidad, la estructura , proceso y metodología  debe permitir  que cada asistente pueda desarrollar todo su potencial en lo técnico, cualquiera sea la especialidad y en lo humano. La Brújula interior de cada persona es diferente.   En consecuencia:  el aprendizaje implica: por una parte el desarrollo de la capacidad de aprender y producir pensamientos y juicios apropiados al nivel de complejidad que se trate, y por otro, un profundo trabajo sobre el ser, como sujeto de la acción, de los pensamientos y de su calidad de vida. 

Dicho en otros términos, trabajamos sobre la inspiración y ejecución de acciones para el logro de objetivos a partir del concepto de realización personal y bienestar colectivo y no meramente la búsqueda del  éxito  a cualquier costo. 

Educar desde nuestra concepción implica no sólo impartir conocimientos a partir del proceso de información, repetición y aprendizajes de conceptos, sino de algo mucho más importante, que es el aprender a pensar; es decir, aprender a discernir en forma autónoma. Esto conlleva que lo fundamental es el  ejercicio de la reflexión y el permitir que la imaginación se ejercite por fuera de moldes preestablecidos. Por cierto, también involucra el cuidado del cuerpo y el desarrollo de lo que podríamos denominar nuestra espiritualidad, el respeto por el otro, el ejercicio de nuestros sentidos, aunado a una profunda responsabilidad por los ecosistemas, en defensa de nuestro planeta y de la vida de las futuras generaciones.

En suma, el liderazgo despierta pasiones y compromete nuestros valores!

Dr. Eduardo Dalmasso

Abril 2020.

Para mayor información escribinos a lideresqueformanlideres@fundacionmayeutica.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas Relacionadas